14 enero 2013

¿De qué hablan las sonrisas?



El hombre lucía una inquietante sonrisa colgado en aquel cartel publicitario. Era una expresión inerte, fría y extrañamente conocida.
El tren llegó y vi la mía reflejada en las puertas acristaladas. Pensé, que ese rasgo mostraba mi parte más amable.
Cinco niñatos arrollaron a los viajeros, que esperaban delante de la puerta. Sólo uno de ellos me ofreció pasar primero. Tenía una sonrisa sincera.
Al llegar a mí destino, él estaba en el andén.
Mi mente gritó:
-          ¿Ves? Ha venido a recogerte. Aún te quiere.
Pero al mirar su sonrisa descubrí horrorizada que era inerte, fría…
Las sonrisas no engañan. Lo hacen los pensamientos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario